Exposición Estat d'Excepció

Exposición en el Teatro Nacional de Catalunya con motivo de la representación de Los Juegos Florales de Canprosa. La puesta en escena provocativa utilizando vallas de obra acerca la exposición al escándalo que desencadenó esta obra en el año 1902, en un contexto de fuerte crispación social.

La exposición analiza la historia de la restauración de los Juegos Florales desde 1859 y el momento creativo y vital en que se encontraba Santiago Rusiñol en el momento del estreno de la obra. La suspensión de los Juegos Florales de Barcelona fue el detonante de una fuerte polémica social en la Catalunya de inicios del siglo XX.

Se pretende provocar al usuario con la descontextualización de material urbano dentro de un espacio expositivo. Las vallas con las lonas enganchadas por bridas se colocan de forma laberíntica por todo el vestíbulo de la Sala Gran del TNC y parte del exterior. El diseño gráfico tenía que ser suficientemente discreto como para no robar protagonismo al discurso expositivo. Se escoge una gama de colors diversa que funcione bien con el color amarillo de fondo. Un juego de tipografías contundentes da carácter y otorga rigurosidad, pero con el tono más provocativo que se le quería dar a una exposición digna de Santiago Rusiñol.